sábado, 26 de diciembre de 2009

como perros:



Muchos de los libros que he leído con temática erótica, con el tiempo los he olvidado casi por completo. Se convierten en libros que cuando te preguntan si los has leído dices que sí porque recuerdas alguna escena en concreto pero que no sabes de qué iban, de qué trataban. Únicamente se me han quedado en la cabeza los libros de Houellebecq, Las Edades de Lulú de Almudena Grandes, Pura Vida de Mendiluce y un par de libros de Álvaro Pombo y de José Luís Sampedro, a demás de algunos poemas de temática erótica de Whitman o Cernuda, el resto de libros eróticos que he leído han pasado relativamente al olvido en un 85%.
Con La Isla de los Perros Daniel Davies ha vuelto a devolverme la esperanza en esta clase de libros. Es cierto que la obra bebe directamente de Houellebecq (el protagonista principal en la ficción está leyendo Ampliación del Campo de Batalla del francés) pero lo hace a su propia manera. La Isla de los Perros es un libro erótico, que no pornográfico y cuida mucho no caer en los tópicos. El sexo que aparece tiene olor y zonas flácidas. El lenguaje que utiliza no es de película porno americana, ya sabéis: Oh Suck My Dick Baby...ni nada por el estilo. Aquí los personajes están muy bien desarrollados y tienen vidas "normales". Davies hace un detenido inventario sobre los usos y las formas que se utilizan en las zonas de cancaneo, lo que se debe hacer, lo que significa cada cosa, lo que no se debe proponer... Pero lo interesante del libro es que Jeremy vive en el mundo real, con sus dudas y su trabajo y sus obsesiones y sus manías y sus rayadas mentales. Jeremy es un hombre que decide dar un giro de 360º para intentar hacer las cosas que le hacen no ser infeliz, así de duro, así de simple.

1 comentario:

cráneo dijo...

Voy a leerlo, en cuanto me acabe el lbp. ¿De dónde narices has sacado la foto? Me parto :)